Traductor

Páginas vistas

lunes, 28 de noviembre de 2016

MURIÓ QUIENTÚSABES. QUE LO DEFIENDAN ELLOS, QUE LO LLOREN ELLOS


QUE LO DEFIENDAN ELLOS, QUE LO LLOREN ELLOS.
  Ellos, los privilegiados, los mayimbes, los comandantes, los ministros,
los del Buró Político, los del Comité Central,
  los jefes de esto y de lo otro, los grandes del Ministerio y del Ejército,
  los canchas del engaño y la manipulación,
  los que nos lo vendieron como “el máximo líder” cuando sólo era un tostao con ideas extravagantes y proyectos irrealizables, que estuvo a punto de provocar una guerra nuclear donde hubiéramos muerto todos sólo para complacer a su ego desmesurado y convertirse en figura mundial,

  Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos,
  los que vivían en el Country, en Nuevo Vedado y en zonas libres de apagones,
  los que recibían en sus casas suministros que les llevaba una furgoneta sin letreros,
 
los hijos de papá y mamá que usaban ropa de marca y podían oìr a Los Beatles,
  los que le echaban al bloqueo la culpa de su ineficiencia y su estupidez,
  los que, cuando la olla alcanzaba mucha presión, abrían la salida para que nos fuéramos de nuestra tierra,
  los que se apropiaron del nombre de Cuba, del himno, la bandera y el escudo, de Martí, Gómez y Maceo.
  los que nos prometieron un futuro luminoso si nos sacrificábamos unos años,


QUIENTÚSABES SE FUE DEL AIRE Y OTRAS REFLEXIONES


/////////////////////////////////

jueves, 17 de noviembre de 2016

PEDRAZA GINORI EN MIAMI 2016 > DÍA A DÍA (PRIMERA PARTE)

En lo que mi buena amiga Rosa, en un alarde de chispa jodedora, 
ha calificado como “Jornadas de Solidaridad con el Yin en Miami”, 
del 1 al 20 de agosto de 2016 estuve de visita en esa ciudad, 
que sentí tan cubana y cálida como vertiginosa y enérgica.
Para mí, Miami fue un no parar, un puñetazo de pura adrenalina que sacudió 
la modorra de mi diaria rutina existencial en tierra gallega.
Durante mi estancia disfruté de la entrañable acogida de mis familiares, 
aparecí en seis programas de televisión y en cuatro de radio 
y presenté mis libros “Memorias Cubanas” en un acto celebrado en The Place.
Además, mi tour por Miami fue una celebración de las relaciones humanas. 
Me reencontré con amigos, colegas y excompañeros de trabajo 
a quienes no veía desde hacía sepetecientos años 
y anudé nuevos afectos que llegaron a mi vida para quedarse.
En cuatro piezas de este blog pueden hallar textos e imágenes 
de mis inolvidables momentos miamenses, 
miameros, miameños o como se diga.
Aquí está la primera de ellas
----------

   Nunca había pisado Miami y estaba expectante ante lo que me iba a encontrar, aunque yo soy cubano y, como tal, tenía que haber vivido durante los últimos 60 años en una isla desierta, aislado totalmente del mundo, para no saber lo que me iba a topar allí.
   Miami, por lo menos la que yo vi, respiré y palpé, es una ciudad cubana, donde abundan las palmas reales, calienta el sol y suena el son. Donde no es imprescindible dominar el inglés porque a todas horas se habla español y se vive de acuerdo a costumbres y normas culturales cubanas, matizadas por el desarrollo económico y el impacto tecnológico que caracteriza a las sociedades modernas.
   Se trata de una especie de Cuba especial, poscriolla, plantada no en la isla, de donde procede, sino en un territorio que no es de otro país sino de otra galaxia. Alguien me aseguró que es la ciudad cubana más cercana a Estados Unidos. Miami nada tiene que ver con la Cuba castrista que detesta pero, aunque no quiera, está amarrada a ella por las raíces y por unos lazos sentimentales que la condicionan y nadie o casi nadie se atreve a cortar por miedo a perder el sentido de pertenencia, por temor a la nada.
   La Miami en que sumergí durante tres semanas, la de las autopistas repletas de vehículos, las grandes distancias, la de la pujanza, La Carreta, el Versailles y la impuntualidad, tiene el cuerpo en Hialeah y Coral Gables mientras el alma se le escapa continuamente de la calle 8 para vagar por Camagüey, Lawton, Ranchuelo o Manzanillo. Es una gran urbe del primer mundo que añora dar vueltas en el parque del pueblo que quedó allá en el recuerdo, que juega al dominó y mezcla hamburguesas con yuca y frijoles negros, que no se ha soltado el arique de esa nostalgia tristealegre que recorre día a día, y sobre todo noche a noche, sus venas de exiliada que daría lo que no tiene por dejar de serlo, por volver al hogar perdido si “ellos” se acabaran de ir pal carajo y “aquello” cambiara lo que tiene que cambiar.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

PEDRAZA GINORI EN MIAMI 2016 > DÍA A DÍA (SEGUNDA PARTE)

En lo que mi buena amiga Rosa, en un alarde de chispa jodedora, 
ha calificado como “Jornadas de Solidaridad con el Yin en Miami”, 
del 1 al 20 de agosto de 2016 estuve de visita en esa ciudad, 
que sentí tan cubana y cálida como vertiginosa y enérgica.
Para mí, Miami fue un no parar, un puñetazo de pura adrenalina que sacudió 
la modorra de mi diaria rutina existencial en tierra gallega.
Durante mi estancia disfruté de la entrañable acogida de mis familiares, 
aparecí en seis programas de televisión y en cuatro de radio 
y presenté mis libros “Memorias Cubanas” en un acto celebrado en The Place.
Además, mi tour por Miami fue una celebración de las relaciones humanas. 
Me reencontré con amigos, colegas y excompañeros de trabajo 
a quienes no veía desde hacía sepetecientos años 
y anudé nuevos afectos que llegaron a mi vida para quedarse.
En cuatro piezas de este blog pueden hallar textos e imágenes 
de mis inolvidables momentos miamenses, 
miameros, miameños o como se diga.
Aquí está la segunda de ellas.
Para quienes no hayan leído la primera pieza:
La familia Proenza está compuesta por mi hermana Teresa,
su marido Raúl y los dos hijos de ambos, y por tanto mis sobrinos,
Belkis y Ruly.
Iliana es mi prima.
---------

domingo 7 de agosto
PICNIC EN TROPICAL PARK
   A las 11,00 debo estar en Tropical Park. Un poco antes, Robertico Rodríguez me lleva del hotel hasta allá. En el maletero de su auto van, heladas, las cervezas compradas en Public que él puso en su nevera el viernes.
   Fue uno de los más felices acontecimientos de mi estancia en Miami. En un lugar de onda campestre, muy bien cuidado por cierto, se reúnen una vez al mes exempleados del ICRT que ahora viven en la Florida. Llevan comida y bebidas para disfrutar de una especie de picnic en que los recuerdos y los abrazos son los protagonistas. El ambiente me resulta cálido, formidable.

Dania Avilés, Maida Ramos, Pedraza Ginori, Cary Herrera y Robertico Rodríguez
   Como hace muchos años que no me ven, todos tienen que ver conmigo y yo estoy en mi salsa. Esmeralda Vega ejerce de organizadora. Al verla, me emociono bastante porque ella fue buena amiga de mi esposa Loly Buján  La entusiasta Cary Herrera ha traído unos collares de la buena suerte y unos globos con el letrero "Welcome". Ella y Dania Avilés son las que más se mueven, atendiendo a todo el mundo.
De izq. a derecha: Noel Izquierdo, Eladio Ledesma, Dania Avilés,
Evelio Serrano, Pedraza Ginori y Santiago Súarez,

   Por allí andan René Cosculluela, Miguel Ricardo -hermano de Miguel Ginarte-, Maida Ramos, camarógrafos como Eladio Ledesma, Vladimir Ramírez y Evelio Serrano, directores como Raúl Villareal... Santiago Suárez me trae las “Memorias Cubanas” que ha comprado y me pide que se las firme.
Manuel Estrada, "Candonga"
   Oscar López me regala un libro que ha escrito sobre su experiencia como asesor en la programación dramática de TV Cubana. Es la primera vez que veo en persona a Daisy Casals y le muestro mi apoyo en su lucha personal. Descubro a Darío Larramendi, mi productor en La Habana, que estaría igualito sino fuera por esas canas que le han salido.Y no me puedo creer lo que estoy viendo: conducido por su hijo, entra en el grupo Manuel Estrada, el "Candonga" original, toda una leyenda de nuestra tele que empezó en Radiocentro cuando aquello era CMQ y es un saco de anécdotas porque estuvo trabajando allí hasta hace pocos años.

martes, 15 de noviembre de 2016

PEDRAZA GINORI EN MIAMI 2016 > DÍA A DÍA (TERCERA PARTE)

En lo que mi buena amiga Rosa, en un alarde de chispa jodedora, 
ha calificado como “Jornadas de Solidaridad con el Yin en Miami”, 
del 1 al 20 de agosto de 2016 estuve de visita en esa ciudad, 
que sentí tan cubana y cálida como vertiginosa y enérgica.
Para mí, Miami fue un no parar, un puñetazo de pura adrenalina que sacudió 
la modorra de mi diaria rutina existencial en tierra gallega.
Durante mi estancia disfruté de la entrañable acogida de mis familiares, 
aparecí en seis programas de televisión y en cuatro de radio 
y presenté mis libros “Memorias Cubanas” en un acto celebrado en The Place.
Además, mi tour por Miami fue una celebración de las relaciones humanas. 
Me reencontré con amigos, colegas y excompañeros de trabajo 
a quienes no veía desde hacía sepetecientos años 
y anudé nuevos afectos que llegaron a mi vida para quedarse.
En cuatro piezas de este blog pueden hallar textos e imágenes 
de mis inolvidables momentos miamenses, 
miameros, miameños o como se diga.
Aquí está la tercera de ellas.

Para quienes no hayan leído las dos piezas anteriores:
La familia Proenza está compuesta por mi hermana Teresa,
su marido Raúl y los dos hijos de ambos, 
y por tanto mis sobrinos, Belkis y Ruly.
Iliana es mi prima.
---------

viernes 12 de agosto
BUENA PERSONA
  
   El cantante y autor Alfredo Rodríguez me ha invitado a su programa, que sale en directo todos los viernes por Cadena Azul a las 9 a.m. Gracias a que no se nos interpone un atasco, Belkis y yo llegamos con media hora de antelación. Minutos después arriba Alfredito y trae con él a nuestro común amigo, el dibujante y caricaturista Arístide, en cuya casa estuve el martes pasado. 
   En los años 80, Alfredo fue una de las figuras que apuntalaron, con su arte y su popularidad, mi "Joven Joven". Incluso llegó a animarlo varias veces. Antes, en los 70, cantó muchas veces en mi "Juntos a las 9 / A la hora del cañonazo". Y esta mañana, por una de esas casualidades que nadie se explica, vamos a estar otra vez juntos a las nueve.

Pedraza Ginori, Arístide y Alfredo Rodríguez
   Con él mantengo contacto frecuente por Facebook y desde que llegué a Miami hemos hablado varias veces por teléfono. Pero es la primera vez que nos vemos tras 25 o más años. Nos queremos y nos respetamos. Nuestro reencuentro tiene una fuerte carga emocional. Somos dos sobrevivientes, hemos tenido que luchar mucho para mantenernos intactos en nuestras convicciones y eso nos ha unido.
   En su programa mañanero, que ha titulado "Terapia musical", va filtrando en un tono pausado, íntimo, sus reflexiones sobre el amor, la familia, la vida... Conversa en directo con sus oyentes, representantes de esa enorme masa de cubanos que él conquistó con sus canciones y su comportamiento de buena persona.
   A las 10, cuando los micrófonos se apagan, nos vamos Alfredito, Arístide y yo a La Carreta de la calle 8, a un desayuno que no tiene para cuando acabar porque son muchos los años que llevamos alejados. Belkis nos acompaña y se entera de un montón de historias.

En WRHC Cadena Azul, desde la derecha: Arístide, Belkis Proenza,
 Alfredo Rodríguez, ka productora del programa y Pedraza Ginori.

lunes, 14 de noviembre de 2016

PEDRAZA GINORI EN MIAMI 2016 > DÍA A DÍA (CUARTA PARTE)

En lo que mi buena amiga Rosa, en un alarde de chispa jodedora, 
ha calificado como “Jornadas de Solidaridad con el Yin en Miami”, 
del 1 al 20 de agosto de 2016 estuve de visita en esa ciudad, 
que sentí tan cubana y cálida como vertiginosa y enérgica.
Para mí, Miami fue un no parar, un puñetazo de pura adrenalina que sacudió 
la modorra de mi diaria rutina existencial en tierra gallega.
Durante mi estancia disfruté de la entrañable acogida de mis familiares, 
aparecí en seis programas de televisión y en cuatro de radio 
y presenté mis libros “Memorias Cubanas” en un acto celebrado en The Place.
Además, mi tour por Miami fue una celebración de las relaciones humanas. 
Me reencontré con amigos, colegas y excompañeros de trabajo 
a quienes no veía desde hacía sepetecientos años 
y anudé nuevos afectos que llegaron a mi vida para quedarse.
En cuatro piezas de este blog pueden hallar textos e imágenes 
de mis inolvidables momentos miamenses, 
miameros, miameños o como se diga.
Aquí está la última de ellas.

Para quienes no hayan leído las piezas anteriores:
La familia Proenza está compuesta por mi hermana Teresa,
su marido Raúl y los dos hijos de ambos, y por tanto mis sobrinos,
Belkis y Ruly.
Iliana es mi prima.
----------------

miércoles 17 de agosto
BAILANDO CON LA NOSTALGIA
   Hace días que he estado llamando a varios amigos actores para quedar. Son unos cuantos y no me va a dar tiempo a verles individualmente. Gerardo Riverón resuelve el asunto, coordinando una reunión en casa de Marcos Miranda.
   Esta tarde, mi sobrina Belkis Proenza me acompaña. Cuando llegamos ya algunos están allí. Marcos es un colega de muchos años. Nos conocimos en aquel lejano 1965, en las aulas del curso para la formación de directores de televisión. Y fuimos creciendo juntos en los pasillos y estudios del ICRT.
   Riverón y los demás asistentes -Alis García, Manolito Ferraz y Seve Matamoros- forman parte de lo que Loly Buján y yo bautizamos en joda como “El equipo Cuba”, un colectivo de artistas que integraron frecuentemente los elencos que ella armaba para sus dramáticos de TV Cubana. Al calor de las experiencias conjuntas, fue forjándose la amistad de los actores y actrices con Loly y, por carambola, conmigo.
   Se tiende a creer que un simple mensaje no ayuda mucho a quien lo está pasando mal, pero les puedo asegurar que el aliento de los amigos es muy importante, y hasta vital, para que uno no se derrumbe en los momentos difíciles. Ésta de hoy, resulta una excelente ocasión para agradecer a todos, su apoyo en el duro proceso de la enfermedad de quien fue mi compañera por casi 47 años.
   Riverón, Alis, Seve, Manolito, Marcos. No más verles, el recuerdo de Loly se potencia y es imposible evitar que se me humedezcan los ojos. El momento es muy fuerte.
   Pasados los abrazos y la emotiva primera impresión, la reunión discurre por los caminos del “cuéntame de ti” y del “¿te acuerdas aquella vez en que...?”. Han pasado muchos años y, como en mis anteriores reencuentros miamenses, varias horas son insuficientes para la gran cantidad de cosas que tenemos que decirnos.
Al rato se nos une Norma, la esposa de Marcos, que viene desde Radio Martí, donde trabaja.
De izq a derecha: Gerardo Riverón, Marcos Miranda, Pedraza Ginori,
Alis García, Norma Miranda y Manolito Ferraz.
Delante, agachada: Seve Matamoros.

sábado, 12 de noviembre de 2016

LA INTERNACIONAL CON RITMO DE GUAGUANCÓ / ADIÓS A FIDELINA GONZÁLEZ

   A principios de noviembre de 2016, en La Habana, adonde había regresado después de haber vivido varios años en Brasil, ha fallecido Fidelina González.. Para quienes no la conocieron, para los que no disfrutaron de la alegría convertida en persona que era Fide, les copio estos dos testimonios:

   Una mujer maravillosa que hizo la vida feliz a todos los que la rodearon. Genial, con un sentido del humor y una alegría como pocas personas tienen y por si fuera poco, muy culta, cultísima sin alardes, desde una criollez profunda. Una persona única.

Mario Crespo
   Alegre, excelente persona, con tremendo sentido del humor, y sobre todo muy muy culta, dulce y de modales exquisitos.
Marco Ruiz

Fidelina  González

   Fidelina, una chica con una vena cómica extraordinaria, trabajaba en el ICAIC en 1966 cuando formó pareja de pantomimas con Simón Escobar. Debutaron en “Un peso de música”, espectáculo de variedades que dirigí en el Teatro Mella, en el que actuaron Bola de Nieve, Los Meme, Marta Strada, Las D’Aida y otras grandes figuras de la farándula cubana de entonces.

martes, 1 de noviembre de 2016

DESHONRAR, DESHONRA

   A propósito del fallecimiento de Reynaldo Miravalles han aparecido en las redes sociales numerosas opiniones de cubanos residentes en el exterior quejándose de que alguien considerado por muchos como nuestro mejor actor de todos los tiempos se haya ido de este mundo sin recibir el Premio Nacional de Cine que para él, en gesto de audacia, pidieron hace un tiempo en La Habana Ián Padrón y un grupo de cineastas e intelectuales nacionales.
   Dicho galardón y sus similares, creados en danza, televisión, radio, música, teatro, humorismo y otras ramas de nuestra cultura, se entregan anualmente desde la década del 90. “Ellos”, los que deciden a quién se premia y a quién no, se han llenado la boca declarando una y otra vez que para merecer tales distinciones se tienen en cuenta, sobre todo, las grandes aportaciones que haya realizado una persona a la actividad en la que se desarrollado su carrera profesional. Y no faltan las referencias al muy citado “Honrar, Honra” de José Martí.


   Si alguien ha elevado la categoría de nuestra cinematografía, si alguien prestigió las pantallas dentro y fuera de la isla con sus memorables caracterizaciones en tantas películas, ése fue Miravalles. Por ello, su No-Premio canta mucho, demasiado. Y los ha puesto en evidencia a “ellos”.

   Señores: ya es hora de que se quiten la careta y digan en público que para recibir una distinción de ésas, lo más importante, lo imprescindible, es que hay que residir en Cuba y no molestarles. Que cualquiera que haya tomado la decisión de abandonar la isla para salir a respirar otros aires, para ejercer su derecho de vivir como desea hacerlo, no califica, no es elegible para ser homenajeado con el Nacional, ni con el Machete de Máximo Gómez, ni con la Distinción por la Cultura Nacional, ni con la Orden Tal o Mascual. En definitiva, es hora de que proclamen abiertamente y sin complejos que se trata de premios políticos, que pretenden ser culturales mientras ocultan su verdadera y turbia naturaleza ideológica y discriminatoria.
   Que tampoco, señores, pasa nada con admitirlo. Por una vez, y sin que sirva de precedente, se dice la verdad y ya está. Y de paso, en una decisión de valentía inaudita, se le ajusta el nombre al galardón añadiéndole una coletilla que diga, por ejemplo, Premio Nacional de (lo que sea) Exclusivo para Residentes en Cuba Que No Molesten. .
   Ya nos encargaremos nosotros, los otros, los "de afuera", de reparar las injusticias y de rescatar la dignidad de los premios nacionales entregándoselos algún día a Celia, Bebo, Paquito D'Rivera, Osvaldo Rodriguez y Mike Porcel (música), Pepe Pelayo (humorismo), Rosario Suárez (danza), Loly Buján y Eduardo Macías (televisión), Jaime Almirall-Suárez (radio), Teresa María Rojas (teatro), Miravalles, Derubín Jacomé y Jorge Pucheaux (cine) y a tantos, tantos y tantos que, a lo largo de los años se labraron, dentro y fuera de Cuba, una obra que nos enorgullece como nación ante el mundo.
   ¿Alguien tiene dudas de que ese día llegará?

   Mientras, pidámosle permiso a nuestro traído y llevado apóstol para modificar su afirmación y proclamar que también “Deshonrar, Deshonra”.

------------------------------------------


Nota:
   Porque los cubanos no somos alemanes y a veces un elefante se cuela por el ojo de una aguja, se hizo una excepción a la norma y en 2011 se le concedió el Premio Nacional de Danza a Carlos Acosta, residente en Gran Bretaña. .
   Me imagino a algún alto dirigente de “ellos”, reprobando la decisión y amonestando a los jurados con el dedo índice en alto y un agresivo sermón-teque que terminó con un “¡y que no vuelva a repetirse!”.


///////////////////////////////////////

¡ REYNALDO MIRAVALLES, CARÁ !

   El más grande, el más cubano, el más creíble, el mejor y más completo.
   Hoy, martes 1 de noviembre de 2016, al conocer que se nos ha ido ayer, todos nos lanzamos, adoloridos, a recordar su memorable presencla en nuestro cine cubano, la verdad que nos entregó en sus personajes de “Rancheador”, “Las doce sillas”, “Los pájaros tirándole a la escopeta” y “Alicia en el pueblo de las maravillas”.
   Llevaremos siempre presente el estremecimiento que nos produjo a todos los cubanos, aquellas tres palabras que, dichas como él las dijo encarnando a Cheíto León en “El hombre de Maisinicú”, se convirtieron en la línea de diálogo más amenazante que se ha escuchado nunca en una pantalla de cine:
   - ¡Alberto Delgado, cará!



   Pero Reynaldo Miravalles, el inmenso, también nos pertenece a los que somos de televisión. Le reivindicamos como nuestro patrimonio legítimo porque él fue uno de nosotros.
   Desde los estudios de 23 y M, Mazón y San Miguel y el Focsa, iluminadas con su arte, las cámaras llevaron su figura y su maestría hasta los hogares.
   En la memoria televisiva se incrustaron allá por los años 50 su detective de “El hombre flaco”, que le ganó el premio al mejor actor del año, sus dramáticos en el Canal 4 y su éxito como presentador de concursos.
   Y después del 59, sus decenas de personajes diferentes en “Teatro ICRT”, “El Cuento” y “Grandes Novelas”, su perfecto Sherlock Holmes y su socarrón y profundo Melesio Capote, el guajiro más guajiro de todos, el que hizo reír hasta a las piedras.

   Adiós Cheíto.

   Adiós Melesio.
   Adiós Señor Actor.


///////////////////////////